El Gobierno de Nayib Bukele impuso al gremio de docentes la ley mordaza y prohibió a profesores hablar sobre problemas y situaciones que enfrentan los centros educativos a los medios de comunicación, ésto luego del inicio de clases en modalidad semipresencial, mismas que se están viendo en graves dificultades, por la falta de recursos básicos.

Los docentes denunciaron que a través de una circular, recibieron ordenes, de parte del Ministerio de Educación, de no dar declaraciones a la prensa, ni a otras personas sobre las necesidades que se presentan en los centros educativos.

Kenia Gómez, publicó en su Twitter: “Mediante una circular, el ministerio de Educación informó que esta prohibido que directores y profesores den información a periodistas. Tampoco se permitirá a los medios de comunicación el ingreso a centros educativos”, explicó.

Las asociaciones de maestros y FESPAD, reaccionaron contra esta disposición, puesto que violenta los derechos humanos de los docentes y de la liberad del ejercicio periodístico.

Por Torrento