El encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en El Salvador, Brendan O’Brien, no asistió a la convocatoria del Presidente Nayib Bukele, en la cual buscaba justificar ante el cuerpo diplomático acreditado en el país, la destitución de Magistrados y Fiscal General, realizadas por la Asamblea Legislativa, el pasado uno de mayo, en su primera sesión ordinaria.

El mandatario Bukele, dijo: “No sé por qué no vino. Me preocupa porque cuando uno solo tiene información de un lado, pues lo más seguro es que va a estar equivocado en su conclusión. No hay ser humano que pueda tener un solo lado de la moneda y que puede describirla. Los de la comunidad internacional que se molestaron es porque se mal informaron ¿De qué lado están, de la oposición?», aseguró el presidente salvadoreño.

El Presidente intentó justificar de diferentes formas el golpe a la institucionalidad, realizado por los diputados de su partido e impulsado por el mismo gobernante, pero aún los Embajadores presentes, dejaron clara su posición, y no avalaron en ningún momento el accionar del gobierno y la nueva Asamblea Legislativa.

Por Torrento